Viajar en el siglo XXI

Viajar en el siglo XXI ya no es un placer,
es una tortura.

Viajar en el siglo XXI no es ser tratado como un rey,
es ser ignorado por la compañía que te traslada.

En estos tiempos es difícil saber cuando vas a llegar, porque las horas de espera se incrementan al igual que tu desesperación.

Verte en un aeropuerto lleno de gente deprimida, desesperada, con niños y bebes dormidos o llorando desconsoladamente, mientras sus padres intentan arrancar una media verdad de los que se encuentran tras esos elevados mostradores de Reclamación al Cliente es ciertamente deprimente.
Pero da igual porque no eres más que un número que ingresa dinero en sus arcas.

Ya puedes hacer las 2 horas de cola que hice ayer, que lo único que obtendrás desde detrás del mostrador serán medias mentiras o medias verdades, según estés de humor.
Y según como te vean, la respuesta será de una u otra manera.
Nadie te dice tus derechos, nadie te asesora en nada porque tan solo hay una larga cola que lleva hacia la desesperación y falta de fe en las compañías aéreas.

Eso sí, no intentes buscar la manera de presentar una reclamación a través de la web de Iberia porque solo obtendrás la foto de una sonriente azafata virtual que no lleva a ningún sitio.
Sinceramente, resulta más divertido hacer preguntas a la chica virtual de la web de Ikea, al menos no te lleva a la más absoluta desesperación.

Anuncios

Acerca de josecadaveira

A Coruña
Esta entrada fue publicada en Fotografia / Photography y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s