Sobresaturación

Esa es la palabra que más me viene a la cabeza justo un día después de haber finalizado el camino de Santiago este año santo 2010.
Sobresaturación.
Esa palabra vuelve una y otra vez por las siguientes cuestiones:

  • Una necesidad imperiosa del peregrino (o turigrino) de indicar un camino más que evidente. No voy a decir que en los tiempos del Señor Valiña no hiciera falta pero, en 2010, lo veo totalmente innecesario. Hay miles de flechas amarillas sobre muros, árboles, carteles, asfalto, rocas, troncos caídos, cierres de fincas, marquesinas de bus, barriles… hasta la que veis arriba en la foto.
  • Hay una gran oferta de hostelería (hablo únicamente de Galicia) pero su calidad es bastante más discutible. Una gran oferta no significa una gran competencia entre locales sino todo lo contrario, significa ver de qué manera puedes hacer más dinero que el de al lado. Esta bien eso del menú del Peregrino pero también es una forma sutil de llamarte Novato y limpiarte 10€ por un menú que no vale más de 3€. Tan solo podría citar un sitio donde haya comido bien, media docena donde haya tomado deliciosos bocadillos con gran atención por parte del hostelero pero ¿de los demás? Prefiero no hablar.
  • El espíritu del peregrino movido por la fe, por la paz interior o simplemente por encontrarse con el verdadero “yo” ha desaparecido. Ahora es ver al peregrino de al lado como un rival en un maratón e intentar llegar al siguiente albergue antes que nadie para poder conseguir litera, aunque esto suponga hacer los kilómetros de noche sin disfrutar nada.
  • El desplome y desaparición gradual del patrimonio del Camino, como el famoso Cabazo (hórreo elevado sobre el camino) que ya no existe más que en la memoria de quienes lo hubiéramos visto tiempo atrás.
  • El polígono industrial abandonado en Lavacolla no tiene nombre, dudo mucho que el camino que hice ayer sea el mismo que hiciera en 2007, lo dudo mucho.
  • Tramos del Camino en obra en pleno año santo (tramo O Cebreiro – Triacastela) es signo de una evidente dejadez y descoordinación de autoridades.
  • La cantidad de locales que venden baratijas, camisetas, porcelanas, gorras y demás artículos turísticos “Made in China” dignos de un libro de Martin Parr. Lamentable.
  • Pero queda lo bueno: los recuerdos, la gente que he conocido, los paisajes con las que me he deleitado, los sonidos, las aromas, el frío, el calor, la generosidad de ciertas personas, las ansias de ayudar de otras… me he encontrado con muchas cosas grandes y pequeñas que me han marcado a fuego.

    Un viaje que, con casi total seguridad, repetiré una tercera vez.

    Buen Camino.

    Anuncios

    Acerca de josecadaveira

    A Coruña
    Esta entrada fue publicada en Camino de santiago, Fotografia / Photography, Historia / History, xacobeo 2010 y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

    Una respuesta a Sobresaturación

    1. Carlos dijo:

      Desgraciadamente, Jose, te tengo que dar la razón.
      Esa misma mezcla de sentimientos me persiguieron en 2008 cuando lo hice dos veces, una a tramos (camino inglés) y otra desde Sarria.
      Ya de aquellas, noté mucha diferencia de cuando lo hiciera años antes. El Cabazo, eso sí, aún estaba.
      Pese a todo, sigo guardando memorables recuerdos de cada vez que hago un hueco en la vida cotidiana y hecho a andar aunque sean sólo un par de días.

      Yo creo que siempre tendrá algo mágico, aunque cada vez nos pongan más difícil encontrarlo.
      Volveré, por supuesto.

      Buen Camino.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s